martes, 1 de septiembre de 2009

"Kike ¿A ti e tuta Ludovico Einaudi?"

Llevo toda la vida escuchando que las personas mayores se van volviendo niños. ¡Qué gran verdad y qué lástima al mismo tiempo!. Lástima porque vas viendo que tus amigos se van haciendo mayores y empiezan a chochear. A unos les da por una cosa y a otros por otra.

Cuando emitían la serie "V" por TVE, hace titantos años, mi hermana Geli nos martirizaba a mi hermano Miguel y a mi preguntándonos cada pocos minutos si nos gustaba la serie: "Míe, ¿a ti e tuta V?" o "Kike, ¿a ti e tuta uve?". Daba igual si la contestación era positiva o negativa, porque minutos más tardes te miraba y volvía a decir: "Míe, ¿a ti e tuta V?" o "Kike, ¿a ti e tuta uve?".

Y así pasábamos la tarde del sábado, viendo los lagartos de la serie y escuchando el soniquete de mi hermana.

Pues algo parecido le está pasando a mi amigo TAURO (voy a mantener el anonimato, no sea que le siente mal). Hace unos meses estábamos en su casa y de pronto cogió el portátil (una vulgar PC compatible) y me buscó en el "yutube" a un tal Ludovico Einaudi. "Seguro que no has escuchado en tu vida nada me igual", me dijo mirándome con ojos golosones y asintiendo con la cabeza.

Pues no, no había escuchado nada igual, supongo que le dije, pero hay que entender que un sábado, después de ver un partido del Madrid, de cenar, de tomar unas cervecitas y con un brugal con cola y un poquito de limón exprimido, lo que menos te apetece es escuchar a Ludovico Einaudi, digo yo.

Pues bien, el fin de semana siguiente (o el posterior, no recuerdo), de nuevo la misma escena: saca la vulgar PC compatible y me vuelve a preguntar: "Kike, ¿conoces a Ludovico Einaudi?", y sin tiempo a digerir la pregunta, ya le había dado al play y comenzaban a escucharse las primeras notas del compositor italiano.

De nuevo asentía con la cabeza mientras sus ojos golosones se clavaban en los míos, creando una atmósfera con una carga erótica tal que para sí quisiera el propio Julio Médem.

Desde entonces han sido varias las ocasiones en las que el bueno de Ludovico ha aparecido en medio de nuestras reuniones, ya fueran en casa, en el campo o en la playa. Cuando estás más tranquilo, ¡zas!, los ojos golosones, el movimiento vertical de la cabeza y la pregunta: "Kike, ¿conoces a Ludovico Einaudi?.

Y cada vez que oigo el nombre del italiano se me viene a la cabeza el soniquete de mi hermana, cuando los sábados por la tarde nos interrogaba a mi hermano y a mí, sin importarle el signo de nuestra respuesta.

Pues para que nadie se quede sin conocer la música de Ludovico, aquí dejo un vídeo con imágenes de la admirada Kate Winslet.


1 comentario:

geli dijo...

Pues no suena mal ese Ludovico, a lo mejor el problema es que no se escucha desde un mac, o que no es música apropiada para una velada de brugales y limones exprimidos, porque después de escuchar al tal Ludovico este me ha venido a la cabeza "Requiem por un sueño" y todo el agobio que eso conlleva, vamos... que si de compositores va la cosa me quedo con Yann Tiersen, que me tuta más. Y lo de martirizar con V, será posible? pero si erais vosotros a mi! que me martirizabais con eso y preguntandome si me gustaba Loquillo!... LOQUILLO!! eso podría considerarse hoy maltrato,no? jeje