jueves, 7 de mayo de 2009

Andrés

Ayer ocurrió algo en Badajoz muy difícil de explicar, lo que en su momento hubiéramos llamado un Expediente X. Así ocurrió todo:

Un cuarentón (muy bien conservado, todo sea dicho, y bien parecido) estaba viendo el partido "Chelsi"-Barcelona rodeado de aficionados del Barça. Todo discurría con normalidad, el "Chelsi" ganaba y el equipo catalán estaba eliminado de la Champions.

Ete aquí que cuando faltaban apenas un par de minutos para la finalización del encuentro (las jarras de cerveza ya estaban vacías, lo mismo que el picoteo), apareció en la pantalla un manchego llamado Andrés que a pase de Messi chutó sin pensárselo desde fuera del área y batió al portero checo de la chichonera.

Fue una explosión de júbilo, mi amigo Antonio saltó de la silla y empezó a brincar como poseído en medio del bar, junto al resto de los que allí estaban, excepto un servidor que, haciendo gala de una flema británica que ni el mismo príncipe Charles, permanecí sentado observando la carrera incontrolada por la banda de un eufórico Guardiola.

Hasta ahí todo normal, pues todo el mundo sabe de mi madridismo de nacimiento, pese a que unos Reyes despistados un año me trajesen la "elástica" del Betis, pero ese es otro tema. Decía que era normal, pues antes del partido Antonio me preguntó que qué iba a hacer si marcaba el Barça. "Nada", le contesté. ¿Y si marca el "Chelsi"?, insistió con agudeza y curiosidad. "Nada", le reiteré, "por mí como si se eliminan los dos".

De ahí el fenómeno extraño que ocurrió. Desconozco si fue provocado por el estado del secreto a la plancha que nos "jincamos" o las 3 jarras de cerveza por barba que habían caído (estábamos a 30 grados anoche en Badajoz, de ahí que el cuerpo pidiera el litro y medio de líquido), el caso es que mientras Antonio saltaba de su silla a lo Guardiola, yo empecé a aplaudir mirando la repetición del gol y la celebración de Andrés Iniesta quitándose la camiseta amarilla.

Sí, a aplaudir con estas manitas de uñas comidas, ¡aplaudí un gol del Barça!, ¡del equipo culé!, ¡del eterno rival!. Esta mañana al llegar al trabajo ya tenía 3 mails de estas 3 moscas cojoneras azulgranas que tengo por amigos, y uno de ellos decía "NO ME LO PUEDO CREER".

Pues sí, amigo Pitera, aplaudí, porque aunque no fue el mejor partido del Barça y aunque el "Chelsi" hizo muy bien su partido, hay que reconocer cuando un equipo juega bien y el Barça este año lo está haciendo bien.

Así que, como buen madridista y buen raulista, me alegré de la victoria del Barcelona, pese a lo pesaos que estuvisteis el lunes con el sorprendente 2-6 del sábado pasado.

Lo dicho, veré la final y si marca el Manchester no diré nada y si marca el Barça, pues lo mismo, aunque si el que mete el gol es Iniesta, ¡quien sabe! lo mismo aplaudo como si fuera el propio Raúl, aunque, eso sí, sin levantarme y haciendo alarde de flema.

Ahí dejo el gol del de Albacete y un par de vídeos más para compensar.






1 comentario:

geli dijo...

Curioso, yo también madridista y raulista ante todo reconozco que cuando marcó Iniesta me alegré, no grité ni aplaudí, pero me alegré, porque por mucho que sientas unos colores hay que saber reconocer las cosas. Que envidia. Saludos!