miércoles, 11 de marzo de 2009

Al mal tiempo, buena cara.

Lo de anoche en Anfield Road fue doloroso, muy doloroso, pero todo hay que verlo por el lado positivo y no siempre se puede ser el mejor. Hay que pasar página y mirar hacia adelante. Para comentar lo de anoche ya se han encargado los periódicos, los catalanes y los atléticos, estos últimos disfrutando del gol de Torres y sin darse cuenta que menos mal que el muchacho huyó de ese equipo para poder ganar algo, como en su día hizo Raúl.

Esperemos que esta noche el Oporto nos dé una ALEGRIA y, si no hay esa suerte, pues esperaremos al fin de semana, pues esta gente no sabe lo que es ganar dos o tres partidos seguidos.

Y para animarme que mejor que recordar aquellas dos horas y pico vividas hace un par de años en Madrid, donde hubo un momento que me reí a mandíbula abierta, como hacía tiempo, asustando a mi pobre Manu, y los emocionantes instantes finales, todos en pie, aplaudiendo durante bastantes minutos a los del Cirque du Soleil , ya sin máscara y con unas sonrisas de oreja a oreja.



1 comentario:

geli dijo...

Ainns... q recuerdos al ver el vídeo del "Grand Chapiteau", sobre todo al ver las caras de la gente del público al final, con esa expresión "tonta" entre sonrisas y ganas de echar una lagrimina. Fue más especial que Varekai, sin duda.
P.D. Los "colchoneros" fuera. Ahora todos con el Villareal!!